Coordenadas Celestes

Son los parámetros angulares que permiten establecer la posición de los astros. En general, la posición de los objetos
en el espacio se define por medio de 3 números (coordenadas) que dan su distancia y dirección en un determinado sistema
de referencia. Ahora bien, para dar la posición de los objetos celestes y construir catálogos, basta con utilizar dos ángulos,
que nos proporcionan la dirección en que se encuentran, sin incluir la distancia. Se definen distintos sistemas de coordenadas
celestes: horizontales, ecuatoriales, eclípse.
Dos panoramas nocturnos ilustran los efectos de la contaminación lumínica. Arriba, panorámica nocturna obtenida cerca de Mahide (Zamora), hacia las 10 de la noche, en un lugar medianamente oscuro. Abajo, panorama cerca de Ciguñuela (Valladolid), el 28 de enero 2008, en torno a las 20:30. Se aprecia el efecto de las luces urbanas sobre el cielo nocturno. Créditos: Fernando Cabrerizo (Sociedad Astronómica Syrma y Cel Fosc, Asociación Contra la Contaminación Lumínica).
ticas, galácticas… Los sistemas de coordenadas difieren entre sí por los planos de referencia que utilizan como origen para la
medida de ángulos, y por los criterios o convenios de medida (unidades empleadas, sentido de crecimiento de los ángulos). El sistema más utilizado y fundamental es el denominado sistema ecuatorial, cuyas coordenadas son la declinación o
distancia al ecuador y la ascensión recta que es el ángulo contado desde el punto
Aries en el sentido de la rotación terrestre. El punto Aries es el equinoccio de primavera.

Fuente: https://www.sea-astronomia.es/sites/default/files/100_conceptos_astr.pdf

Anuncio publicitario

Estaciones astronómicas

Cada uno de los cuatro periodos en que se divide el año solar. Su duración es de aproximadamente tres meses, y el comienzo de cada una se define con el paso del Sol por los equinoccios y los solsticios. En el hemisferio norte, la primavera comienza aproximadamente el 21 de marzo (equinoccio de Aries), momento en el cual los días empiezan a ser cada vez más largos. El verano boreal comienza hacia el 21 de junio (solsticio de Cáncer), alcanzándose en ese instante la duración máxima del tiempo de insolación. El otoño empieza en el norte alrededor del 23 de septiembre (equinoccio de Libra) y en este instante la duración del día y la noche es la misma y las noches se van alargando cada vez más hasta aproximadamente el 22 de diciembre (solsticio de
Capricornio), día en el que la duración de la noche en el hemisferio boreal es máxima y que marca el principio del invierno
en esa parte de la Tierra. En el hemisferio sur las estaciones van al contrario que en el norte.
Las estaciones del año no tienen ninguna relación con cambios en la distancia entre la Tierra y el Sol, sino que se deben a la oblicuidad del eje de rotación de la Tierra. Si el eje de rotación terrestre fuera perpendicular al plano de la órbita alrededor del Sol, entonces no habría estaciones. Pero al existir una cierta inclinación (de unos 24 grados), la radiación solar incide con ángulos diferentes y durante intervalos temporales distintos en cada época del año, y de ahí los cambios meteorológicos vinculados a las estaciones

Fuente : https://www.sea-astronomia.es/sites/default/files/100_conceptos_astr.pdf

Galaxia

Una galaxia es una gran aglomeración de estrellas, gas y polvo que se mantiene unida por el efecto de su propia gravitación.
Las galaxias más pequeñas contienen unos millones de estrellas, mientras que las mayores poseen billones (millones de millones). Hay galaxias de diversos tipos: elípticas, espirales e irregulares. El Sistema Solar pertenece a una galaxia espiral. Esta categoría se caracteriza por poseer un disco aplanado de estrellas, gas y polvo, con brazos espirales en su seno. Las galaxias elípticas tienen estructura esferoidal o elipsoidal y suelen contener solo estrellas, con poco gas y poco polvo.

Fuente: https://www.sea-astronomia.es/sites/default/files/100_conceptos_astr.pdf

Enana Blanca

Las enanas blancas son estrellas muy pequeñas y calientes, pero de masas comparables a la del Sol. Típicamente su
radio es del orden de una centésima parte del radio solar, su temperatura unos 10 000 K (por lo que se ven de color blanco) y su masa la mitad del Sol. No obstante, al ser tan pequeñas, su brillo total es también escaso, y son difíciles de observar. Las enanas blancas representan la fase última de la vida de las estrellas similares al Sol. Algún día, al agotar toda su energía nuclear, el Sol comenzará a colapsarse y brillará sólo por la energía que demos reproducir en nuestros laboratorios, lo que convierte a las enanas blancas en objetos de estudio muy interesantes. La única forma que tiene una enana blanca de escapar a su destino consiste en incorporar materia nueva por acreción (procedente, por ejemplo, de una estrella compañera). Si ello ocurre, la enana blanca puede llegar a sufrir una explosión de supernova que la destruirá por completo.

Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Enana_blanca

Satélite

Es todo cuerpo, artificial o natural, que gira alrededor de otro mayor atrapado por su gravitación. Sus más claros ejemplos son los satélites naturales de los planetas. Todos los planetas tienen uno o más satélites naturales, excepto Mercurio y Venus. A los satélites naturales también se les llama lunas. A los cuatro satélites mayores de Júpiter se les llama satélites galileanos por haber sido descubiertos por Galileo. Distinguimos estos satélites naturales de los satélites artificiales, que son naves espaciales puestas en órbita alrededor de la Tierra, la Luna, otro planeta o de los puntos de Lagrange. El primer satélite artificial fue el Spútnik, lanzado por la Unión Soviética en 1957. Los satélites artificiales tienen tamaños que oscilan entre los picosatélites, de menos de un kilogramo de peso, y los grandes satélites de más de una tonelada. Las órbitas, por su inclinación, pueden ser ecuatoriales, inclinadas o polares, y por su altitud, pueden ser de órbita baja (hasta 2000 km), de órbita media (entre 2000 km y la geocéntrica a 35 786 km) y de órbita alta. Los satélites, por su utilización, pueden ser científicos, de observación de la Tierra o de comunicaciones. También merece la pena hacer una distinción entre satélite y sonda espacial. Las sondas son naves espaciales que se envían al espacio profundo y no tienen retorno, un buen ejemplo de ellas fueron las sondas Voyager 1 y 2, que después de pasar por las cercanías de los planetas Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno ya se encuentran fuera del sistema solar, con lo que se han convertido en sondas interestelares y continuarán enviando datos a la Tierra hasta que se acabe su combustible, aproximadamente en el año 2025.

Fuente:https://cvc.cervantes.es/ciencia/astronomia/100_conceptos_basicos/conceptos.htm

Estrella Fugaz

Fenómeno que se produce cuando minúsculas partículas de polvo, procedentes de algún cometa, entran en la atmósfera terrestre a gran velocidad y se desintegran por fricción, produciendo el rastro luminoso que llamamos meteoro o estrella fugaz. Las partículas responsables de las estrellas fugaces suelen desplazarse por el espacio interplanetario en corrientes. Cuando la órbita terrestre se encuentra con una de estas corrientes se produce un incremento notable en el número de estrellas fugaces y el fenómeno recibe el nombre de lluvia de estrellas. Si prolongamos las trazas de los meteoros pertenecientes a una misma lluvia, todos parecen provenir de una zona, el punto radiante. En realidad, todas las partículas entran paralelas en la atmósfera, pero al estar tan alejadas de nosotros, la perspectiva nos hace verlas como provenientes de ese único punto. La constelación donde reside el radiante da nombre a la lluvia (Perseidas, Gemínidas, Oriónidas…). La lluvia de estrellas más conocida es la de las Perseidas o Lágrimas de San Lorenzo. En el caso de las Perseidas, estas partículas han sido producidas por el cometa Swift-Tuttle que, como todos los cometas, pierde masa cuando se acerca al Sol. Todos los años sobre el 11-13 de agosto, la órbita de la Tierra cruza una nube de partículas producidas por este cometa, lo que produce la lluvia de las Perseidas. Si prolongamos las trazas de las Perseidas observadas en una noche, todas parecen provenir de una zona situada en la constelación de Perseo, de ahí su nombre. El otro nombre, lágrimas de San Lorenzo, viene de que esta lluvia de estrellas se produce alrededor del 10 de agosto, festividad de San Lorenzo.

No todos los meteoros pertenecen a lluvias o corrientes sistemáticas. Existen también los meteoros llamados esporádicos, no asociados a ninguna corriente en particular, y que pueden ser de origen cometario o asteroidal.

Fuente : https://cvc.cervantes.es/ciencia/astronomia/100_conceptos_basicos/conceptos.htm

Cometa

Los cometas (del griego kometes que significa «astro con cabellera») son cuerpos menores, con tamaños que van desde unos pocos metros hasta algunos kilómetros de diámetro, compuestos de hielo y silicatos. Se trata básicamente de grandes «bolas de hielo sucio». Sus órbitas, normalmente muy alargadas, los llevan a pasar la mayor parte del tiempo muy alejados del Sol, en regiones frías del Sistema Solar. Pero cuando se acercan al astro rey, se calientan y el hielo (principalmente de agua) se sublima y pasa de estado sólido a gas. Este gas, que escapa del núcleo sólido del cometa, arrastra consigo partículas de polvo y forma extensas nubes alrededor del cometa llamadas «cabellera» o «coma». Los materiales que forman la cabellera son arrastrados en sentido opuesto al Sol por el viento solar y dan lugar a las «colas» cometarias. Después de su paso cerca del Sol, las partículas de la cabellera y de la cola de un cometa quedan distribuidas a lo largo de su órbita y cuando la Tierra, en su giro alrededor del Sol, cruza una de estas órbitas, se producen las llamadas lluvias de estrellas. Este fenómeno se produce cuando minúsculas partículas de polvo procedentes del cometa entran en la atmósfera terrestre a gran velocidad y
se desintegran por fricción, produciendo el rastro luminoso que llamamos meteoro o estrella fugaz.
Existen al menos 3 tipos de cometas: los de «corto periodo» o de la «familia de Júpiter», objetos con un periodo orbital menor que 20 años y órbitas apenas inclinadas respecto de la eclíptica (plano de la órbita terrestre); los de tipo «Halley», con órbitas más alargadas, periodos de decenas de años e inclinaciones que pueden ser muy grandes; y los de «largo periodo», con órbitas alargad simas y periodos que van desde miles de años hasta objetos que han pasado por la cercanía del Sol una única vez desde los orígenes del Sistema Solar.

Fuente : https://www.sea-astronomia.es/sites/default/files/100_conceptos_astr.pdf

Astronomía


La astronomía es una de las ciencias más antiguas de la humanidad; su objetivo básico es estudiar el cielo y aprender sobre lo que vemos en el universo. La astronomía observacional es una actividad que los observadores aficionados disfrutan como un pasatiempo, y puede decirse que fue la primera actividad relacionada con esta ciencia que hicieron los humanos. Hay millones de personas en el mundo que miran regularmente las estrellas desde sus patios traseros u observatorios personales, aunque la gran mayoría no está necesariamente entrenada en la ciencia, sino que simplemente ama mirar las estrellas; otros están entrenados pero no se ganan la vida haciendo ciencia de la astronomía.

Cuando las personas escuchan la palabra «astronomía», generalmente piensan en observar las estrellas; así fue como comenzó: la gente mirando al cielo y dibujando lo que veían. «Astronomía» proviene de dos antiguos términos griegos, astron para «estrella» y nomia para «ley», o «leyes de las estrellas». Esa idea subyace en la historia de la astronomía : un largo camino para descubrir qué son los objetos en el cielo y qué leyes de la naturaleza los gobiernan. Para comprender los objetos cósmicos, las personas tenían que observar mucho; eso les mostró los movimientos de los objetos en el cielo y les condujo a la primera comprensión científica de lo que podrían ser.

A lo largo de la historia de la humanidad, la gente ha «hecho» astronomía y acabaron descubriendo que sus observaciones del cielo les dieron pistas sobre el paso del tiempo. No debería sorprender que la gente comenzó a usar el cielo hace más de 15,000 años; la bóveda celeste proporcionó claves útiles para la navegación y la creación de calendarios hace miles de años. Con la invención de herramientas como el telescopio, los observadores comenzaron a aprender más sobre las características físicas de las estrellas y los planetas, lo que los llevó a preguntarse sobre sus orígenes. El estudio del cielo pasó de una práctica cultural y cívica al ámbito de la ciencia y las matemáticas. 

La ciencia de la astronomía se divide en subdisciplinas separadas. Por ejemplo, los científicos planetarios estudian mundos (planetas, lunas, anillos, asteroides y cometas) dentro de nuestro propio sistema solar, así como las estrellas que orbitan alrededor. Los físicos solares se centran en el Sol y sus efectos en el sistema solar. Su trabajo también ayuda a pronosticar la actividad solar, como erupciones, eyecciones masivas y manchas solares. Los astrofísicos aplican la física a los estudios de estrellas y galaxias para explicar exactamente cómo funcionan. Los radioastrónomos usan radiotelescopios para estudiar las frecuencias de radio emitidas por objetos y procesos en el universo; la astronomía ultravioleta, de rayos X, rayos gamma e infrarrojos revela el cosmos en otras longitudes de onda de luz. La astrometría es la ciencia de medir distancias en el espacio entre objetos. También hay astrónomos matemáticos que usan números, cálculos, computadoras y estadísticas para explicar lo que otros observan en el cosmos. Finalmente, los cosmólogos estudian el universo en su conjunto para ayudar a explicar su origen y evolución a lo largo de casi 14 mil millones de años.

Mirar las estrellas y las galaxias nos ayuda a comprender cómo nació nuestro universo y cómo funciona. Por ejemplo, el conocimiento del Sol ayuda a explicar las estrellas; estudiar otras estrellas da una idea de cómo funciona el Sol. A medida que estudiamos estrellas más distantes, aprendemos más sobre la Vía Láctea. El mapeo de nuestra galaxia nos dice acerca de su historia y qué condiciones existieron que ayudaron a nuestro sistema solar a formarse; cartografiar otras galaxias hasta donde podemos detectar enseña lecciones sobre el cosmos más grande. Siempre hay algo que aprender en astronomía: cada objeto y evento cuenta una historia de historia cósmica.

Principalmente, el objeto de estudio de la astronomía son las estrellas, los planetas y el espacio profundo:

  • Las estrellas son el corazón de los estudios de astronomía . Nuestro Sol es una estrella, una de quizás un billón de estrellas en la Vía Láctea; la galaxia misma es una de las innumerables galaxias en el universo . Cada uno contiene enormes poblaciones de estrellas. Las galaxias mismas se agrupan en cúmulos y supercúmulos que conforman lo que los astrónomos llaman la «estructura a gran escala del universo».
  • Los primeros observadores notaron que la mayoría de las estrellas no parecían moverse; sin embargo, había objetos que parecían vagar en el contexto de las estrellas. Algunos se movieron lentamente, otros relativamente rápido durante todo el año; llamaron a estos «planetas», la palabra griega para «vagabundos». Y hasta hoy, ha permanecido este nombre.
  • Las estrellas y los planetas no son lo único que puebla la galaxia. También hay nubes gigantes de gas y polvo, llamadas «nebulosas» (el término plural griego para «nubes»): estos son lugares donde nacen estrellas o, a veces, son simplemente restos de estrellas que han muerto. Algunas de las «estrellas muertas» más extrañas son en realidad estrellas de neutrones y agujeros negros. Luego, hay cuásares y extrañas «bestias» llamadas magnetares, así como galaxias colisionantes, y mucho más. Más allá de nuestra propia galaxia se encuentra una increíble colección de galaxias que van desde espirales como la nuestra hasta galaxias con forma lenticular, esféricas e incluso galaxias irregulares.

Fuente: https://aulaastronomia.es/astronomia-conceptos-basicos/

Asteroide

Son cuerpos menores del Sistema Solar, mayoritariamente compuestos de silicatos y metales. La mayoría de ellos son pequeños, de algunos metros hasta las decenas de kilómetros, y de formas muy irregulares. Unos pocos alcanzan varios cientos o hasta mil kilómetros de diámetro. Ése es el caso de Ceres, el primer
asteroide, descubierto en 1801 por Giusseppe Piazzi. Casi todos los asteroides se encuentran en la región entre Marte y Júpiter conocida como cinturón principal. Éste ha sido el primer anillo de cuerpos
menores conocido (el segundo fue el transneptuniano). En las primeras etapas de la evolución del Sistema Solar se formaron millones de cuerpos de hasta algunas centenas de km de diámetro, a partir de la agregación de los silicatos y metales que abundaban en la región de los planetas terrestres.
Mientras que los que se formaron en la región interior a Marte se agregaron dando lugar a los planetas terrestres, aquéllos que se formaron un poco mas allá de Marte no pudieron agregarse para formar otro planeta. La cercanía de Júpiter modificó sus órbitas de tal modo que al chocar entre sí lo hicieran a velocidades tan altas que, en lugar de agregarse para formar un objeto mayor (como le sucedió a los objetos más interiores), los objetos se fueron rompiendo en trozos más pequeños.

Fuente: https://www.sea-astronomia.es/sites/default/files/100_conceptos_astr.pdf

Que es una galaxia?

Se trata de un conglomerado de planetas, millones de estrellas, metería oscura, nubes formadas de gas, polvo cósmico y energía que se encuentran unidos gracias a la fuerza de gravedad, además de esto, dichos elementos se encuentran orbitando alrededor de un punto en donde se cree que puede existir un agujero negro, el número de elementos estelares que conforman a una galaxia en específica es incontable sin importar el tamaño de la misma, otros elementos que la conforman son los sistemas estelares múltiples, las nebulosas y los cúmulos estelares.

Galaxia

Todos aquellos cuerpos estelares (incluyendo al Sol) que se pueden observar de forma simple desde cualquier lugar de la faz de la Tierra, pertenecen a la denominada Vía Láctea, según los expertos, ésta consta con un tamaño de 1012 masas solares con forma de espiral, su diámetro es de un tamaño aproximado de 1.42×1018 kilómetros y el número de estrellas que lo conforman sobrepasa los 200 mil millones, la vía láctea a su vez forma parte de un conjunto de galaxias al cual se les denomina como Grupo Local.

Las galaxias pueden tener diferentes formas, entre ellas se pueden mencionar a las lenticulares, elípticas, irregulares y espirales.

  • Galaxias Lenticulares: éstas son consideradas como una especia de transformación entre las galaxias con forma de espiral y las elípticas, se encuentran conformadas por una envoltura de gran tamaño, un disco y una condensación central de gran relevancia, este tipo de galaxia se encuentra integrado por tres subcategorías, las SO1, SO2, SO3.
  • Galaxias Elípticas: llamadas así ya que su forma es similar a la de una elipse, son clasificadas desde el 0 hasta el 7 siendo el número siete la forma más ovalada posible, poseen poca materia estelar y por ende pocos cúmulos abiertos, por eso su capacidad de producir estrellas es muy bajo.
  • Galaxias Irregulares: al no poseer forma elíptica o espiral no entran en la clasificación de Hubble por eso son denominadas irregulares, éstas se subdividen en dos tipos la Irr-I que poseen una estructura no lo suficientemente clara como para entrar en la clasificación Hubble, el otro tipo es la Irr-II a diferencia de las primeras no tienen ninguna forma que pueda entrar en la clasificación.
  • Galaxias Espirales: son estructuras con forma de disco conformadas por materia interestelar y estrellas que se encuentran en constante rotación.

Fuente:https://conceptodefinicion.de/galaxia/